¡Relaciones lunáticas!

¡Relaciones lunáticas!

Muchos de nosotros quisiéramos vivir nuestras relaciones como cuando la luna está llena: siempre plenos, siempre felices.

Sin embargo, la naturaleza emocional de todo ser humano es cambiante, por eso muchas veces se la relaciona con el agua: cambiante y fluida. Todos tenemos ciclos emocionales los cuales son muy necesarios para crecer y evolucionar hacia relaciones más puras, sólidas, edificantes…

Nuestros momentos de soledad emocional, a los que llamo, momentos de luna nueva, son importantes para tomar consciencia y saber qué es lo que te pide tu alma a nivel emocional. En estos estados nos damos cuenta que al final, en la soledad si podemos vivir, y que dentro de nosotros hay cosas muy valiosas que debemos reconocer y aprovechar. Son momentos de recogimiento y reflexión, momentos de hacer un alto y preguntarnos qué queremos de nuestras relaciones, qué damos en nuestras relaciones y entender que las relaciones son un dar y recibir de forma equilibrada. Nuestros momentos de soledad, como la luna nueva, también nos hacen caer en cuenta de la necesidad que tenemos los humanos de relacionarnos con los demás, y de recibir cariño y afecto, pero para llegar a esto, es nuestro deber dar a los demás nuestro amor incondicional y a la vez, hacer respetar nuestros límites.

La luna creciente, se asemeja a los estados en los que salimos de nuevo al encuentro de nuevas experiencias en nuestras relaciones. La luna creciente es cuando queremos salir de ese estado de soledad emocional y empezamos a tomar acción para hacer cambios, ya sea en nuestras relaciones existentes, o abriéndonos al encuentro de aquellos que van a llenar de nuevo nuestro corazón para llevarnos a vivir la plenitud de la luna llena.

Nuestros estados emocionales de plenitud, como la luna llena, son necesarios ya que son los que nos van a recordar que la felicidad y la alegría existen y que es nuestro objetivo, en los momentos de soledad y tristeza volver a alcanzarlos. Son como el faro que nos guía en los momentos de soledad emocional. Los momentos de plenitud nos sirven para premiarnos por los logros realizados en cuestión de relaciones y también para mostrarnos hacia qué estados emocionales debemos apuntar en los momentos de luna nueva emocional.

Y nuestros estados emocionales como la luna menguante, son aquellos estados que nos empiezan a mostrar que nuestras relaciones, aunque tuvieron un pico, un tiempo de plenitud, necesitan algo más, necesitan un cambio, un respiro, una transformación. Nuestra naturaleza emocional, siempre quiere cambios, y no es natural ni sano permanecer en lo mismo.  En este caso, son nuestras propias emociones las que nos llevan a estados de inconformidad, los cuales son súper valiosos, porque en el caso que los veamos de una forma consciente podemos ser capaces de transformar nuestras relaciones actuales en algo mucho mejor.

Cuando entiendas que tu naturaleza emocional necesita pasar por todos estos estados para evolucionar y ser mejor persona, ese día vas a dejar de llorar en tus momentos de soledad emocional, y vas a tomar las riendas para volver a vivir los placeres de la luna llena emocional!.

Un abrazo

Mapau

*Cuando hablo de momento de soledad, no quiere decir que estemos sin pareja, sin amigos. Son momentos que, aunque estés dentro de una relación, te sientes solo, las cosas no funcionan, a veces el estado de ánimo cae. La soledad es un estado interior.

Comentar