¿Para qué nos estará preparando la Vida?

¿Para qué nos estará preparando esta vida?

 

Desde la antigüedad y a través de diferentes culturas, se ha escuchado el “chisme” de que estamos en este planeta experimentándonos para poder acceder a algo mucho mejor. Científicos como David Böhm en su libro “La totalidad y el orden implicado” afirman que nuestro planeta tierra es como un simulador que nos prepara para algo mucho más real. Las mismas religiones, dentro de ellas la católica nos insinúan que estamos acá “a prueba” para poder saborear el “paraíso”. En el hinduismo se habla de la reencarnación como medio de evolución y transformación para eliminar los karmas, y así podemos seguir enumerando religiones y culturas que hablan de lo mismo, en un lenguaje diferente.

Todas estas ideas y pensamientos, no son más que lo mismo acerca de una misma cosa. Estamos acá, para lograr o experimentar un mundo o una dimensión mucho mejor, una vez hayamos “pasado el año”, una vez hayamos completado nuestro “plan de aprendizaje” en esta experiencia terrenal.

Desde el punto de vista de la Qabbalah hermética y la psicología astrológica, nosotros estamos en este planeta para evolucionar en consciencia, para aprender a manejar esas herramientas que se nos han dado, para hacer de nuestras vidas, vidas más plenas y a través de ello un mundo más equilibrado y pleno.

Básicamente y de mi experiencia con estas disciplinas y con los temas de manifestación, es un hecho de que nuestra vida es un reflejo de nuestros estados psíquicos* que se expresan a través de nuestros pensamientos y emociones, por lo tanto, si nuestra vida es un reflejo de ellas, lo que venimos a aprender es a gerenciar estos estados para poder obtener vidas con mejor calidad. Y como consecuencia y como un juego de dominós que caen con el empujar de la primera ficha, el mejoramiento de la calidad de vida de quienes nos rodean.

Como todo aprendizaje, tendremos que caer y volver a levantarnos para poder llegar a nuestra meta de pulirnos como maestros de nuestras propias vidas. Durante este trayecto vamos entendiendo que cualquier pensamiento, emoción, palabra, acción que realicemos tiene un efecto directo en nuestro entorno y en este universo, y que por ende, si queremos que las situaciones cambien, nosotros tenemos que realizar los cambios en nosotros.

Parte de lo que se busca en ese plan de evolución de la consciencia, es a aprender a dejar de ser reactivos ante las cuestiones de la vida y darnos cuenta de que, con solo un cambio de actitud y emoción, podemos elevar la vibración energética en nosotros y gracias a ello, elevar la de nuestro entorno.  Así podemos generar tanto en nosotros como en quienes nos rodean, emociones y sentimientos más elevados lo cual nos lleva a obtener mayor plenitud en nuestras vidas y por lo tanto a construir un mundo mejor.

Lo que acá escribo no es una verdad, porque ni yo lo sé, pero cambiar la forma de ver nuestra existencia y verlo desde este nuevo punto de vista es enriquecedor para nuestras vidas y para el mundo que habitamos, creería que podríamos hacer de nuestras vidas y nuestro mundo algo mucho mejor. Eso creo yo… y ¿tú qué opinas?

 

Maria Paula

Comentarios

  • 11 febrero, 2020
    reply

    Laura

    Gracias Maria Paula por compartir. Tienes razón, importante dejar de manejarnos por nuestras emociones…

Comentar