¡Dejémonos de Supersticiones y Tomemos las riendas de nuestra vida!

¡Dejémonos de Supersticiones y Tomemos las riendas de nuestra vida!

La astrología se convierte en superstición cuando dejamos que nuestras vidas dependan de lo que digan los astros y cuando ignoramos y no comprendemos los procesos psíquicos de crecimiento a los que los seres humanos estamos sujetos. Desafortunadamente nuestra ciencia moderna todavía está limitada en cuanto a poder explicar el por qué, la posición de los planetas; el sol, la luna y los diferentes planetas en el firmamento tienen cierto efecto en la naturaleza. Vemos que los procesos naturales dependen de los ciclos solares, vemos que el mar está regido por la luna y, no podemos negar, que en nuestra mente y nuestra psiquis existen momentos importantes en nuestra vida que dependen de la posición de los astros con respecto a nuestro planeta tierra.

Científicos como Peter Gariaev, pionero de la genética de onda, hoy nos confirma que nuestro ADN se comporta como una antena de recepción cósmica que recibe información dirigida.  Muy contrario a lo que habíamos aprendido, los cromosomas no contienen la información genética almacenada de una forma inmutable, sino que nuestro aparato genético construye a los organismos con la ayuda de ondas electromagnéticas y acústicas de diferente longitud, él mismo afirma que estas radiaciones electromagnéticas provienen de nuestro sol. Gariaev también dice que los organismos no solo las reciben, sino que también las generan, dejando una gran posibilidad de que nosotros mismos a través de la energía que generamos, podemos hacer cambios en nuestro ADN.

Retomando lo anterior, no estamos muy lejos entonces de descubrir aquello que los antiguos sabios sabían, y es que en nosotros existe un efecto producido por nuestro exterior, específicamente por ese mar de energía electromagnética de la cual hacemos parte y en el cual estamos sumergidos. Siendo el sol la fuente mayor de energía electromagnética más cercana a nuestro planeta, no sería descabellado pensar que es nuestro sol quien de alguna forma influye en nuestro ADN y por lo tanto, en nuestra psiquis, de acuerdo con su recorrido “aparente” alrededor de la tierra, como muchas tradiciones indígenas bien lo intuían o como bien antiguas culturas ya lo aseguraban. (Para saber más te invito a ver mi video “astrología para racionales”

Personalmente, descubrí mucha verdad dentro de esta disciplina llamada astrología, como también mucha “basura”. Dentro de las verdades que descubrí es que efectivamente sí hay una marca natal psicológica que se puede ver en la forma como cada persona percibe el mundo, en la forma como se comporta y enfoca su consciencia y en los ciclos psicológicos que rigen a cada persona. Ahora, esta herramienta es valiosa solo cuando se usa de una manera proactiva y se utiliza para tomar las riendas de la propia vida, porque esa marca natal puedes cambiarla tú mismo.

Cuando una persona logra conocer esos procesos psicológicos a los que está sujeta, los puede aprovechar para su crecimiento personal, para su transformación y para sentirse mejor consigo mismo y con el mundo que la rodea.  Cuando esta herramienta es mal utilizada se convierte en la propia cárcel al creer que existe un destino, al creer en la sugestión que algunos astrólogos depositan en las mentes de las personas, sugestión que al final estas últimas terminan experimentando. Porque la sugestión no es más que la emisión de un campo energético que empieza a manifestar la vida de acuerdo con el pensamiento y la emoción constantes generados por esa sugestión.

Dejémonos de tanta superstición, y simplemente los invito a que muy cuidadosamente empiecen a buscar las verdades en su vida que los hagan más libres, más plenos y más amorosos. ¡Empiecen a generar y crear sus vidas desde su propio centro de energía! Todos somos artistas y maestros de nuestras propias vidas.

Si quieres leer más acerca de autoconocimiento, te invito a que veas el contenido del blog acá:

Autoconocimiento

 

 

 

Comentar